jueves, 13 de agosto de 2009

Impronta al poema de Germán Machado, La debilidad

el barco viaja a la deriva

aunque uno ató los cabos

y bien fuerte

Germán Machado

--

--

Botella al mar

--

I

con suma facilidad trazan
sus líneas maestras niños
octogenarios y viejos
impúberes pero tú y yo
que andamos erraticos vemos
en esta marejada fuerte
un no imposible naufragio
vaiven terrible, viento aciago…
somos a la merced del Azul

--

II

hilos de hijos imaginarios
recogen driza, vela, cabos
abuelos imposibles reman
esta barcaza que no llega
a la costa, zarandeada
y sin timonel, capitán,
nos pide un milagro suave
ante tanta desgracia junta
…la salvación viene de otros

--

III

otros que no son hijos míos
ni tus parientes traen brazos
y corazón y horizontal
sangre a este día salvaje
con una resistencia ejemplar
vencen a la mar y al gran cielo
nosotros bebemos en popa
ron con miel, en la calma nueva
somos un marino no más.

---

---

Víktor Gómez

(acepta, Germán, esta impronta en gratitud al goce y hallazgo de este poema tuyo, la debilidad, que tan ineludiblemente como la bruma caló en mis huesos)

2 comentarios:

Germán dijo...

Gracias Víktor por pasarte por el blog y dejar allí esa impronta. Me alegro que el poema se bifurque. Sólo te corregí el apellido, que es como el del poeta. Un abrazo. Germán Machado.

Viktor Gómez dijo...

Germán:

Perdona, sí, lo ví. Ya no se me pasa.

Ya sigo tu blog, al que llegué desde Daniel Bellón, del que muy a menudo extraigo pecios y asombros de sus búsquedas y lecturas.

Un abrazo grande,

Víktor