domingo, 3 de agosto de 2008

ULTRAJAME

Poema que su día fue merecedor
de homenaje.

No utilizaré esa lanza,
prefiero morir
y desparramar mi sangre sobre tu arena
con la espada de la mente.

No quiero ayuda de gaviota
ni cubrir mi cuerpo con bandera alguna,
quiero parir libremente a mis hijos con amor,
no violentamente.

No me preocupan los bienes materiales
que desarraigan el corazón y me lanzan a luchas fieras.

No quiero esa flecha ciega,
inevitable e impregnada de deseo,
inaccesible causa de altiva insolencia.

Ultrájame,
no discutiré contigo,
yo soy quien sufre, quien soporta tus mandatos,
pero déjame inmaculada.

No suicides las palabras,
destiérrame, sepulta este ímpetu glorioso,
pero honra la tierra al amanecer y trátala como a tu amante,
no como a tu esclava, pelea de tu a tu con el sol
y deja que trinen los pájaros.

Recuerda esos besos sobre el tálamo nupcial,
no reprimas el miedo y adéntrate en él,
escucha su arrullo y ese ir y venir de las olas en el ocaso
y en este anochecer extiende tu silencio sobre las rocas.

Descansa hasta que ellos despierten de nuevo
para volar otra vez,
sobre el blanco lecho de mis playas…


Carmen 2.6.08