martes, 21 de octubre de 2008

Ceniza y nieve, de Gregory Colbert

.
.


Al sentir ese aire cobrizo
los párpados cerrados
-la piel a la intemperie-
para no ver sino el mundo
para no engañar más
con los ojos.

un abrazo. no hay otro
-después del dolor y el hambre-
camino a ti, presente infinito.

ni hay otra edad para ser
que la de la inocencia.
¿quién puede reconquistar
su tiempo sin edén ni averno
su presente desnudo, solícito,
suave en la ruda mañana de sol?


Víktor Gómez






Una creación artística que nos acerca a otros mundos desde la mirada poética que hermana lo imposible pero real con la imagen. Para conseguir esta increíble obra el fotogrago decidió en abril de 1992 abandonar las rutinas profesionales y perderse por India, Ceilán, Egipto, etc., a fin de en silencioso y discreto antioficio desenmascarar lo absurdo y feo de la vida consumista, ruidosa, apresurada y mecanicista. Su lirismo, lejos de ser ficción es una grieta en la realidad aparente que nos han impuesto, un agujero que deja intuir el mundo 'poesible' que pudieramos vivir si otro fuera nuestro afán de cada día, si aprendieramos, como toda poética lleva, una manera nueva de mirar el mundo.


Víktor Gómez



4 comentarios:

Ana Espinosa dijo...

Un poema, una impronta que está
a la altura de tan excelentes
fotografias.
Felicidades por hilvanal imagen
con palabra tan holgadamente
en la sencillez y la belleza.

Ana Espinosa dijo...

Un poema, una impronta que está
a la altura de tan excelentes
fotografias.
Felicidades por hilvanal imagen
con palabra tan holgadamente
en la sencillez y la belleza.

Viktor Gómez dijo...

gracias, Ana. De corazón,
por tu lectura tan adentro
y tan abierta.

Annabel M. Z. dijo...

Un placer volver a este blog.
Y las fotografías de Colbert son preciosas.
Saludos.