miércoles, 17 de septiembre de 2008

IMPOSIBILIDAD

----
----

Las atrocidades cometidas contra el pueblo Armenio por el Imperio Otomano y el Estado de Turquía durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial y años anteriores y posteriores a ésta, son llamadas en su conjunto el Genocidio Armenio. El Genocidio es una forma organizada de matanza de un conjunto de personas con el objetivo explicito de ponerle fin a su existencia colectiva. Esto requiere un planeamiento central y una maquinaria organizada para implementarlo haciendo que el genocidio sea un prototipo de crimen de estado, ya que solo un estado cuenta con los recursos necesarios para llevar a cabo tal destrucción. El Genocidio Armenio fue planeado y administrado centralmente por el Estado de Turquía contra toda la población Armenia del Imperio Otomano. Fue llevado a cabo durante la Primera Guerra Mundial entre los años 1915 y 1918. El pueblo Armenio fue sujeto a deportaciones, expropiaciones, secuestros, tortura, masacre e inanición. La gran mayoría de la población Armenia fue forzosamente removida desde Armenia y Anatolia a Siria, donde una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed. Gran número de Armenios fueron masacrados metódicamente a lo ancho y largo del Imperio Otomano. Mujeres y niños fueron raptados y brutalmente abusados. Toda la riqueza del pueblo Armenio fue expropiada. Después de menos de un año de calma al final de la Primera Guerra Mundial, las atrocidades contra el pueblo Armenio fueron reanudadas entre 1920 y 1923, donde los restantes armenios fueron victimas de más masacres y expulsiones. En 1915, treinta años antes de que la Organización de las Naciones Unidas adoptase la Convención sobre la Prevención y Castigo de los Crímenes de Genocidio, la comunidad internacional condenaba el Genocidio Armenio como un crimen contra la humanidad.

Está estimado que un millón y medio de Armenios fueron exterminados entre 1915 y 1923.




------


IMPOSIBILIDAD

Yo quiero vivir en el participio futuro del imperativo, en voz pasiva, en "debiendo ser".

Osip Mandelstam, Viaje a Armenia








En el acantilado, el acanto. Es mi corazón un armenio insondable,
Perdido en su noche.

Bajo a donde las tiendas de los emigrantes. Un soplo escribe en la ceniza de lo extinto. Y creo.

Reo de tanta quietud,
Mi montura se deja ir hacia las apozadas aguas del barranco pero se detiene una espuela en la puerta de una dacha.

He vuelto al bosque, donde descansaba, y me veo acurrucado frente a una viva y frágil hoguera.
Era imposible despertar al que ya no respira. Con los armenios en fuga, esparcidos los restos, los rescoldos pisados por los cascos de los asaltantes, la noche víctima de una noche más fría, más larga.

Un aire sube que sabe lo que desapareció. Invisible y furioso agita las ramas, toda la montaña se mueve como una madre inconsolable.

Esto ocurrirá. Ocurrió. Esta por ser. Se fue siendo solo sin su savia, silbo sucio, extraño sueño: y verdad, irreparable, real.

2 comentarios:

Annabel M. Z. dijo...

Esto ocurrió. Es insoportable pensar que esté por ser.

Saludos.

Paco dijo...

ya, pero fijate quien me iba a decir a mi que siempre nos quedaria Francia para recordales a los turcos lo que no quieren oir... y los turcos muy amantes del genocidio como deporte, despues de los armenios se dedicaron a practicarlo con los kurdos ¿o no?

saludos