viernes, 6 de junio de 2008

Tomás Segovia

.
(Bruno Di Maio)

.
Soneto votivo
.
IV
.

¿Pero cómo decierte el más sagrado
de mis deseos, del que menos dudo;
cómo, si nunca nombre alguno pudo
decirlo sin mentira o sin pecado?
.
Este anhelo de ti feroz y honrado,
puro y fanático, amoroso y rudo,
¿cómo decírtelo sino desnudo,
y tú desnuda, y sobre ti tumbado,
.
y haciéndote gemir con quejas tiernas
hasta que el celo en ti también se yerga,
único idioma que jamás engaña;
.
y suavemente abriéndote las piernas
con la lengua de fuego de la verga
profundamente hablándote en la entraña?

.
Tomás Segovia


3 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Qué grande. Lo bien dicho, lo innegable, la precisión y el tono al rojo vivo.

Tomás Segovia tiene don.


Un beset, Ana,

Víktor

ángel dijo...

Espléndido soneto del mexicano-español Segovia. Gracias.

Viktor Gómez dijo...

En breve salen sus sonetos votivos completos de la mano de mi amigo Javier Gil. Lo avisaré en blogs. Son muy buenos.

Un abrazo, Angel, y gracias por tu lectura.

Viktor