domingo, 17 de febrero de 2008

HUERFANOS AUN (fragmento)

Huérfanos que la zarza retrasa
niños en la perdida tarde sin niños
noticias de otra ciudad escombrada
y de la pérdida
oscilando sin vértigo en lo más alto
de los acantilados.

¿Qué he visto qué no recuerdo y me hace
huérfano en el daño de estos niños sin mí?

2 comentarios:

Julio Obeso González dijo...

Recuerdo que hubo una época en la que tuve un sueño recurrente: Era un niño perdido; los coches me asustaban, horribles adultos me asustaban. Tenía que buscar un lugar seguro. Justo al borde de un precipicio, mi padre pintaba. Trataba de acercarme a él, pero según avanzaba era como si empujase un poco a mi padre y a su caballete. No podía reprimir el miedo y daba dos o tres pasos fatales. Entonces la culpa era tan grande como el pánico y me sentía más perdido que nunca.
Hay sueños que jamás toco y mucho menos deseo comprender:"¿Qué he visto qué no recuerdo y me hace
huérfano en el daño de estos niños sin mí?" Siéntelo Víctor pero no te interrogues, el verdadero peligro de los sueños es que nacen de nosotros.
Un abrazo compi.
Julio

Viktor Gómez dijo...

Julius:

Sólo podré ser yo si acepto los otros a quienes pertenezco. Esos otros haylos sufriendo y riendo. Los que rien, me dan alas. Los que sufren me instan a alargar el abrazo, a replantearme la pasividad.

Huerfanos aún, mientras descalzos deambulan, sin techo, niños del exilio, la mugre, el olvido.

Un abrazo, compa.

Tu Viktor